Rafael & Patricia – School (Part I)

This and all episodes of this podcast are available to study as a lesson on LingQ. Try it here.

Rafael and Patricia talk about old times at primary and secondary school. En este podcast evocamos viejos recuerdos de nuestras épocas de escolares.

Bueno, Patricia, acá estamos de vuelta.

Una vez más.

Una vez más… este…

Continuando con esto, ¿verdad?

Continuando con esto… eh… recién vimos un video de cómo hacer crema pastelera…

Si.

Que nos tenía bastante intrigados.

Que nos tenía bastante intrigados…

Si, si, si, si.

… de cómo se hacía.

Este… y la verdad le invocaste bastante a los ingredientes.

Si, si, si… este… y bastante fácil de hacer…

Bastante fácil, bastante fácil…

… pero… pero para demorar media hora en hacer crema pastelera, creo que…

Mejor comprarla.

… comprarla hecha, demora…

Si, si.

… demora menos.

Si.

Este… pero igual, creo que no… no… si seguimos hablando de comida…

De comida ya no, ¿no?

Si, yo ya estoy como empachado, ya de tanto hablar de comida.

Si, si, la verdad que…

… este…

… además hemos hecho unas mezclas…

Si, si, si, si, de dulce, salado…

Si, si, si.

… no tiene sentido, entonces… este… hablemos de… de… de cosas más lindas como por ejemplo… este… el retorno a clases de los… de los niños.

El retorno a clases que siempre se hace sentir, ¿no?

Si.

Este…

Es… es como… yo no sé, pero yo me acuerdo cuando yo e… cuando era niño yo…

Si.

… me resultaba horrible el primer día de clases en la escuela.

Yo la verdad es que no… no tengo recuerdos del primer día de clases, sí me acuerdo que me encantaba probarme el uniforme, comprar los cuadernos, forra… a mí toda la vida y hasta el día de hoy me parece fascinante todo lo que se refiere a papelería.

Related: How Long Does It Take to Learn Spanish?

Ah, yo…

Ah, me encanta.

Yo, lo… este… es más, en toda mi carrera escolar, y… y tanto primaria como secundaria, jamás en mi vida forré un cuaderno… este… lo… lo… realmente sentía rechazo a… sentía rechazo a dos cosas.

Una.

Una, cuando ya se… se esta… se iban terminando las vacaciones, que empezaban en la tele con el bombardeo de avisos de útiles escolares…

Si, si, si, si.

… y de vuelta a clases…

Tal cual.

… ya eso lo detestaba horriblemente, y detestaba horriblemente después del primer día de clases, ir a comprar los útiles.

A mí siempre me gustó eso, siempre me gustó.

No, no… era… nada… era una sensación… como… se terminó la vida.

Se acabó.

Era eso, se terminó la vida, empieza la tortura.

A mí me encantaba, y además, cuando yo era… chica, en mis primeros años de escuela, el forro de PVC famoso…

Si, claro.

… que ahora se usa, no… o no existía o era poco común…

Claro.

… entonces, claro, me encantaba forrar los cuadernos con papel de color, que… no, cada uno, obviamente…

Claro.

… el de matemáticas era el amarillo…

Claro, claro.

… si no me equivoco… este… y me encantaba forrarlos con papel y luego éstos con nylon, me parecía…

Ah, bueno…

… de lo más fascinante.

Es muy de niña eso, ¿no?

Es muy de niña, pero además hasta el día de hoy me encanta todo lo que es papelería, todo.

Yo… yo creo que… a ver… yo no pienso… a ver… no sé, segundo, tercero de escuela, cuarto, quinto, sexto, cualquiera de esos, ¿no?

Si, si, si, si.

… el varón que caía con los… todos los cuadernos prolijamente forrados…

Era objeto de burla.

Era objeto de burla…

Si.

… era objeto de burla…

Es verdad.

… y… yo creo que estaba bien, por que…

Yo creo que eso ahora no… ya no pasa más.

Ah, no sé, ¿eh?

Creo que no, ¿eh?

No sé.

Pero, otra cosa que me encantaba era el momento que llevabas a la mitad el cuaderno, que no sé por qué, era como que…

Ah, si, si, eso sí me gustaba, eso sí me gustaba, por que…

Si.

¿Sabes por qué?

por que era… era como que… yo lo sentía como que faltaba menos.

Faltaba menos.

Yo no sé qué era, pero bueno, me encantaba, y llegar al final de cada *** era… ah…

Si, bueno.

… una locura.

Y… yo recuerdo tener varias competencias con mis compañeritos de la escuela.

Una de ellas era… bueno, quién… quién tenía más cuadernos a fin de año…

Claro.

… que terminaba el año con más cuadernos…

Si, si, si.

… y a su vez, paradójicamente y contradictoriamente, quién hacía la letra más chiquita.

Eso nunca lo había escuchado.

Entonces, era… competíamos a ver quién hacia la letra más chiquita y… claro, era realmente inentendible lo que escribíamos, ¿verdad?

Si, por supuesto.

Yo de por sí, tengo la letra muy fea, yo agarro muy mal el lápiz…

Doy fe.

… este… más feo es eso… agarro muy mal el lápiz, de una manera muy extraña, nunca… nunca me enseñaron a agarrarlo bien, o me enseñaron después de que ya sabía agarrarlo mal…

Si, claro.

… y nunca pude agarrarlo bien… este… entonces yo no aprieto mucho el lápiz, y…

Claro.

… y escribo muy feo, una letra que realmente muy poco entendible, y… imaginate eso, esa letra chiquita y… desprolija…

Si, si, si.

… o sea, era imposible de entender para cualquier maestro, una cosa yo… ahora de grande, pienso en la pobre maestra y…

Si, es espantoso.

… pobre gente, no.

Después estaba… que eso era muy de la niña prolija y delicada que escribía clarito…

Si.

… y no apretaba el lápiz.

Y otra cosa era de las niñas, muy de niña, usar colores…

Si, por supuesto.

… usar muchos colores, para el título, por ejemplo, título en rojo con un subrayado verde…

De todos modos, en la escuela, yo me acuerdo que nos exigían aquel lápiz que era mitad azul y mitad rojo, no sé si te acordás.

Ah, si, si, si.

Que era como… de la mitad para acá era rojo, y de la mitad…

Y de la mitad para allá era azul, si, si, si.

Era azul, entonces ese me acuerdo que nos hacían usar…

Para subrayar.

… y subrayar en rojo o en azul los títulos en rojo o en azul…

Seguro, si, si, si.

… entonces, ahí era igual para todos.

Y otra cosa que nunca… nunca llegué a comprender, ¿por qué las maestras en la escuela corregían con lapicera verde?

Es verdad.

Por que… viste que está todo el tema de que el rojo se supone que no se puede usar por que es como muy agresivo…

Si, si… bueno, y el verde…

… entonces se supone… el verde se supone que es más simpático.

Yo sinceramente, que soy maestra… este… corrijo con lo que uno encuentra…

Si, está perfecto.

… en general no uso lapicera roja, pues no… por que no uso…

Yo… sabes que, además, yo que trabajé dando clases en secundaria y eso…

Si.

… yo, después… después… mucho tiempo de haber trabajado, me enteré que las libretas no se pueden llenar con lapicera roja.

¿Por qué?

No tengo la menor idea, pero en una vez, a una directora le mostré la libreta que estaba todo escrito con rojo, me dijo: “no, te voy a matar, con rojo no se puede” “¿Por qué?” “No sé, con rojo no se puede.” Es como…

O sea, que es un mito.

… es como un mito, que es real.

Pero nunca más lo hiciste.

No, nunca me lo hice, no, por supuesto.

Yo sinceramente, lapicera roja creo que no, nunca tuve muchas, pero… pero… pero corrijo con lo que encuentro, y a veces sale rojo, a veces sale… el… agarro… ahora está muy de moda, y esto hoy en día es válido tanto para niñas como para varones, todos tienen… hay unas lapiceras que son como unas fibras…

Como plateaditas, esas…

… bueno, aparte de las plateaditas, hay unas que… que además vienen como un set, así como vienen los braytex…

Si.

… bueno, vienen las lapiceras de mil y un colores…

Si.

… y hay verde claro, verde oscuro, verde más o menos…

Ah, no, no las conocía…

… azul turquesa, azul marino, azul bolita, azul violáceo y azul verdoso, entonces, claro, hay veces que pido prestada una lapicera, y puedo llegar a corregir con amarillo, por ejemplo…

Claro, claro.

… pero, eso hoy en día, es… esas lapiceras, y los varones están muy… muy… muy del color…

Muy del color.

Si, si, si, si.

Y bueno, hasta pues la de brillantina les echa…

Esa de brillantina era, en mi época de escuela era muy de niña…

Era muy de niña y era muy cara.

… era muy, claro, era… dos cosas, muy de niña… de niña que quería que caerle bien a la maestra…

Exactamente.

… este… que… su única intención en la vida era hacer feliz a la maestra…

Si, si, si, si.

… y que además tenía padres con plata para gastar en eso.

Si, claro, claro.

Hoy en día también es muy común, y los varones no se compran mucho la lapicera con brillo, pero la piden prestada.

La piden prestada.

La piden prestada, muy gracioso.

Esa lapicera, por ejemplo, a mí que tengo que corregir, me queda la mano llena de brillantina.

Claro, por que tiene brillantina.

Por que sueltan la brillantina.

Y además…

Y… si.

… sólo se ve lo escrito desde un cierto ángulo.

Si, hay algunas que son espantosas, escriben los títulos con lapicera fosforescente, amarilla, y esos no se ven pero de ninguna manera, o con lápiz color amarillo.

Leave a Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s