Guillermo & Mariano – Guillermo drinks alcohol at work

Want to study this episode as a lesson on LingQ? Give it a try!

Mariano asks Guillermo how it may be possible to drink alcohol in their working hours, and end up talking about different techniques to seduce ladies. Mariano le pregunta a Guillermo cómo puede ser posible que beba alcohol en su horario laboral, y terminan hablando de distintas técnicas para seducir señoritas.

Te quiero hacer una pregunta, Guillermo, disculpá que me meta, ¿no?

pero el otro día cuando te fui a visitar a tu trabajo estabas con tu… compañero tomando… tomando cerveza, tomando cerveza y tomando fernet con cola.

Sí.

¿Cómo es posible esto?

¿Cómo… cómo es que vos… eh… tomás mientras trabajás?

Eh… nosotros acostumbramos a tomar en el área laboral porque… creemos que en el momento que estamos tomando algo… eh… se genera cierto relax, ¿viste?

en nuestras personalidades, en nuestro espíritu y eso fomenta de alguna manera el… el incentivo laboral, ¿viste?

o sea, no lo vemos como algo desubicado, sino justamente como que nos afloja, nos distiende y más aún a la hora de hacer algo que tiene que ver con lo artístico, como por ejemplo, componer música o inventar historias, ¿entendés?

Claro, claro, claro.

Eh… tampoco es que tomamos… que abusamos del alcohol, no abusamos del alcohol, tomamos una medida, tomamos un vaso, dos, tres como mucho, pero no más, no más, no más.

No, me había parecido extraño porque yo en mi trabajo… eh… no puedo tomar, a mí me agarra mi jefe y me pueden echar si me ven tomando algo.

Pero, ¿vos seguís trabajando en el supermercado?

No, no, no, no, no.

Ah, ¿qué estás haciendo?

Eh, yo… estoy en… en la Administración de la Asociación Argentina de Árbitros, ese un lugar, digamos, que nuclea a todos los árbitros, réferis de…

Claro.

… del fútbol…

Claro, claro.

… y yo allí atiendo el teléfono… eh… gestiono todo tipo de trámites que tiene que ver con… eh… el sindicato de los árbitros, la obra social, etcétera…

Claro.

… pero bueno, no… no… los árbitros son… eh… los árbitros de fútbol son personas muy estrictas.

Sí, pero a mi me llevó a dudar, eh, últimamente el fútbol argentino, los árbitros, la conducción, el manejo…

Bueno.

… durante los partidos.

Alcohol no me dejan tomar igual por más que vos tengas dudas.

No, yo tengo dudas de los árbitros, vos viste las cosas que están pasando en los partidos.

Bueno sí, sí, sí, yo sé cosas que… no te las voy a decir, pero yo trabajando allí me he enterado de cada cosa.

¿Ah, sí?

Me he enterado de cada cosa, partidos comprados.

Claro.

Eh… cosas que realmente desagradan, pero es… eh… la… pero es el gusto por mirar fútbol.

Yo por lo general no simpatizo mucho con los árbitros, excepto con uno que estaba hace mucho tiempo que se llamaba Guillermo Nimo, ese tipo…

Guillermo Nimo, claro.

Sí.

Cómo olvidarlo.

Ese personaje hoy sigue apareciendo en la televisión.

Sí, está grande ya.

Está grande, debe tener más o menos sus setenta años.

Más te diría yo… eh… yo creo que… cerca de los ochenta.

¿Ah, sí?

Y… es un abuelo, ya es una leyenda, ¿viste?

el fútbol argentino, y hoy en día aparece en televisión no para hablar de fútbol sino para tocar ciertos temas de la farándula o… hablar de señoritas, en fin.

Sí, sí.

Es un personaje.

Lo he visto… eh… en un programa de televisión dando ciertos tips, ciertos consejos…

Claro.

… para… para conquistar mujeres y precisamente no es un tipo muy… muy buen mozo.

No, pero es sumamente interesante.

Es terriblemente interesante según las mujeres… eh… es gracioso, es gracioso pero se ve que a él le ha resultado.

Sí, y es un tipo… con una personalidad, digamos, de carácter recio y eso atrae a las mujeres.

Sí, se nota, se nota que él no es… él… él nunca se entrega en la primera cita.

Exactamente, no es un tipo que se entrega en la primera cita, es como que va de a poco, ¿no?

él dice que tiene varias graduaciones, el va graduando…

Claro, claro.

… su… su capacidad de seducción.

Claro, claro.

Pero cada uno tiene su técnica, ¿no?

a él le funciona eso, vos como, por ejemplo, como… como encarás la situación de… de seducción de una señorita que te interesa.

Y… depende, depende el estilo de… de la persona, depende el estilo de la señorita a la cual yo quiero seducir, ¿no?

Yo se cual es tu… punto fuerte, vos la agarrás cuando se separa del… del novio, ese es el punto débil en el que vos atacás.

Exacto.

Vos la atacás cuando recién se separa del novio.

Exacto.

Que está mal, está sensible.

Está sensible, está débil, entonces yo voy allí, feroz, firme allí yo encaro, ¿viste?

creo que es el momento en donde la mujer está sensible, está…

Necesita compañía…

Débil, exacto.

… masculina.

Exacto, eh… uno tiene como el… el terreno fértil.

Pero a veces… eh… puede quedar muy obvio, es decir… eh… yo creo que cuando una… mujer se separa de su pareja le llueven ofertas de… de encuentros y de citas…

Bueno, depende…

… que también está en la habilidad de uno no quedar como… un desesperado, ella tiene que sentir ganas de charlar con vos y de pasar un momento con vos, porque yo creo que cuando… se separa el novio debe haber por lo menos diez personas, diez hombres que están tratando de… de acaparar su atención y de hacerse los sensibles, los que la escuchan y ellas detectan que allí lo que hay verdaderamente no es… eh… preocupación, sino ganas de concretar algo de tipo… amoroso.

Amoroso, si, seguramente, pero bueno, depende de cuán linda sea la mujer, depende quien sea esa mujer que se queda sola, ¿no?

puede haber diez tipos detrás de ella, puede haber veinte o puede no haber ninguno, a mí me ha pasado de… de competir… eh… había una muchachita en el barrio que cortó con el novio, y bueno, de repente vi que otros vecinos estaban apuntando a lo mismo que estaba apuntado yo que era tratar de conquistarla, tratar de seducirla y de repente, ¿qué pasó?

a las reuniones de… del barrio que… que a tanto de reuniones, ¿no?

del vecindario…

Iban todos.

… iban todos, iban todos y ella se avivó de eso y dejo de ir y allí bueno… eh…

No fue más nadie.

Claro, algo así, pero digamos queda en evidencia el caso que vos comentabas, ¿no?

ella queda sola y de repente van todos…

Como buitres, como buitres.

Como detrás, como buitres, entonces uno tiene que marcar la diferencia.

Ah, tiene que tener un poco más de estilo.

Claro, claro, yo creo que a lo que el… digamos, a las mujeres les atrae el estilo, el estilo definido.

No importa tanto qué estilo sea…

Sí.

… sino que lo tenga bien claro, bien seguro.

Sí, bien firme, bien firme con el estilo, bien incorporado, ¿viste?

que esté bien definido, que sea una particularidad ese estilo.

No importa como sea pero que marque la diferencia con el resto de los hombres, con el común de los hombres, yo tenía un vecino que era cantante de cumbia…

¿Conocido?

Sí, conocido.

Epa.

No, no, no se si está bien que lo nombre, no quiero…

Ahora decílo, ahora decílo.

Bueno, Pocho “La Pantera”.

¿Pocho “La Pantera” vecino tuyo?

Exactamente.

No, ¿como no me dijiste?

Y bueno.

¿Ya no es más vecino tuyo?

Eso ya pasó, no, ya no es más, pero hay algo que me quedó en la memoria… eh… este personaje terminó conquistando a una verdadera dama que nada tenía que ver con la cumbia.

Claro.

Él era cantante de cumbia y ella no tenía nada que ver con la cumbia, pero la conquistó, la conquistó, ¿cómo hizo?

con el estilo, la vestimenta.

Claro, es un tipo que tiene estilo muy marcado.

Y la estética.

Vos puedes estar de acuerdo o no.

No, aparte, pero digamos la verdad… eh… tiene… tiene… tiene pinta.

Tiene su fashion.

No, no, no.

Sí, tiene su fashion.

Es un tipo, es un tipo muy buen mozo.

Sí es muy estético, muy estético y bueno, seduce, seduce, seduce y… bueno… eh… así fue, la conquistó, estuvo de novio un tiempo, yo me acuerdo, en el barrio se llenaba de paparazzis, ¿viste?

de todos.

¿En serio?

Sí, de todos los medios que tenían así que ver con la farándula, con el espectáculo…

Que venían con la… las cámaras.

Sí, yo me acuerdo de verlo llegar a él en un coche, tenía un coche bastante grande.

Llamativo, seguro, ¿no?

Sí.

Como su estilo.

Sí, sí, sí, era una coupé fuego…

Ah… uh… legendaria coupé fuego.

Sí, sí, sí.

Sí.

De… de la decoda, de la década del… del ochenta, ¿viste?

Sí, sí, como…

Sí.

Como olvidar, era roja.

Sí.

Con una franja, era como una llamarada de fuego, una línea de fuego, algo muy bizarro, ¿viste?

era muy gracioso.

Sí, realmente horrible, ¿no?

Sí, horrible, lo que… lo que importa es el estilo marcado.

Él tal cual, tal cual.

No importa si es lindo o fue… acá lo importante es que… sea inconfundible.

Tal cual.

Es el único tipo que… que tiene… el coraje de andar en una coupé fuego con una llamarada en la puerta, un dibujo de una llamarada.

Seguro, seguro.

Yo no lo haría, pero…

No, él lo hizo y bueno, así le fue, yo creo que le va bien a él.

Sí.

Le va bien.

Ha… ganado…

¡Of!

… montañas de dinero…

¡Of!

… ese… ese señor…

Sí, sí, sí.

… en su momento.

Sí, hay que marcar el estilo, hay que marcar la diferencia.

Hay que mostrarse aparte un poco desinteresado…

Sí, sí.

… ante la mujer a… eh… eh… en la que están todos interesados hay que tratar de demostrar un falso desinterés.

Sí, sí, el estilo recio atrae mucho a las mujeres.

Este fin de semana… te quería invitar, tengo… eh… una… una amiga que… que tiene ganas de salir a tomar algo y me dijo que… que va a llevar a una amiga de ella, quería saber si querías venir… eh… todo esto que acabamos de hablar nos puede llegar a… a servir, ¿no?

como para…

Para ponerlo en práctica.

Para abordar la situación, claro.

Claro, sí, sí, sería interesante.

El plan hasta ahora es de amistad nada más, pero…

Claro.

… ¿quién te dice?

Mirá, Mariano, a mí me interesaría ver por anticipo una foto de estas chicas, yo… hoy en día no estoy para perder el tiempo, me refiero, yo voy, me siento con vos en un bar y con las chicas y… si las chicas ya no me gustan, me refiero si no hay una atracción física, visual.

Bueno, pero el bar está lleno de chicas, también puedes elegir.

Y pero queda medio de irrespetuoso, ¿no?

ir con ellas y de repente empezar a encarar a otras mujeres allá adentro, vos ¿cómo lo ves?

Y bueno, sí, quedas mal pero… de última es una noche, aparte yo las vi y confía en mí, son lindas.

¿Son lindas?

Sí.

Bueno.

Bueno, basta, querido… eh…

Sin vueltas, vamos, vamos.

¿Te paso a buscar el viernes?

Sí.

Le aviso ahora a mi amiga, le confirmo y… perfumáte, pegáte una ducha.

Aja.

Primero pegáte una ducha y después perfumáte.

Ahí está.

Bueno, eh… no te olvides, ¿eh?

Bueno, querido…

Te paso a buscar el viernes.

Hasta el viernes.

Chao.

Chao.

Leave a Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s