Guillermo & Mariano – Living it up at 5-star hotels

Study this episode and any others from the LingQ English Podcast on LingQ! Check it out.

Guille, ¿sabés que ayer estuve grabando una conferencia de medicina en un hotel cinco estrellas del centro?

La verdad, mucho, mucho lujo.

Yo no estoy acostumbrado a estar en un lugar así, pero me pareció excesivo el lujo, todo dorado, todo brillante, el catering la verdad, era para un rey, y me parece un poco… no sé, que no tiene nada que ver eso con… con… la realidad de nuestro país, ¿vos qué opinas?

Mira, yo la verdad nunca tuve la oportunidad de estar en un hotel así, pero me imagino que esos hoteles están ambientados y preparados para clase de gente turista ¿no?

gente que viene de países del… del primer mundo, y bueno, quieren hacerlos sentir como en su país.

Más cómodos, con mayor confort, obviamente que no se condice con lo que es la realidad en nuestro país, como… como vos decís… pero bueno, ¿qué… qué… qué gente veías, por ejemplo, en el hall del hotel, en los baños?

Estaban los médicos ahí, que… básicamente iban a encontrarse, a hacer un poquito de relaciones públicas, por que la realidad es que ahí nadie va a capacitarse en medicina, van todos a… a hacer relaciones profesionales, a comer y a mirar mujeres, por que también estaba lleno de mujeres muy lindas, y la realidad es que van a hacer eso, si no, tan son… la verdad que son todos chantas, el dinero que… el dinero con el que… con el que hacen esas conferencias los sacan del precio de los medicamentos que es altísimo, y la gente tiene que comprar medicamentos carísimos y con eso financian todas estas cosas, ¿no?

pero bueno, la realidad es así hoy.

Este… y sí, todo… todo mucho lujo, mucho… mucha gente hipócrita, bueno, pero por ahí pasa el dinero, ¿no?

y si uno quiere trabajar, lamentablemente tiene que meterse con esos personajes.

Si, yo creo que el objetivo de todos esos eventos es el marketing, ¿no?

obviamente como toda empresa que fabrica productos, el objetivo es vender, entonces, lo que vos fuiste a ver ahí es una movida de marketing, yo creo que los doctores que van ahí, como vos bien decís, van a comer ó a figurar.

Claro.

O simplemente obtienen un certificado de que han estado ahí, y eso les da un currículum, por ejemplo, ¿no?

Claro. Pero no creo que… que el objetivo de esta gente sea ir a aprender en ese momento, en esa ocasión.

No van a aprender nada, van a hacer un poquito de relaciones personales, hipocresía, y bueno.

Aparte, traen médicos extranjeros, médicos de Europa ó de Estados Unidos que, sin saber yo nada de medicina, estoy seguro que los traen por que queda bien, por que seguro que acá hay médicos mucho mejores y que saben mucho más, pero claro, queda bien traer un médico de Europa, un médico de Estados Unidos, le da nivel, ¿no?

a la… a la… a la conferencia, y eso es parte también de toda esta… de toda esta movida hipócrita… este… de la medicina, y de todas las elites, ¿no?

no solamente en la medicina.

Si, pareciera que le da prestigio ¿no?

que venga una persona del primer mundo.

Imagino que no tendrá la misma estética que te digan que viene un tipo de otro país, como por ejemplo, de Latinoamérica, a dar una conferencia.

Ya de por sí a uno no le genera esa motivación de ir a ver a esa persona, ¿por qué?

por que siempre estamos expectantes, ó mirando a los países del primer mundo, y es un poco lo que vos me comentabas que se da en este evento.

Yo particularmente no me sentiría bien pasando ó viviendo más de dos, tres días en un hotel de… de semejantes… semejantes cualidades, ¿no?

Mucho lujo, mucho lujo.

Y bueno, por ejemplo, los… los rockeros… este… van… viajan por el mundo, digamos, las estrellas de rock viajan por el mundo, y van hospedándose todos los días de su vida prácticamente, en hoteles de este tipo ¿no?

y ahora entiendo, por que en determinado momento se desesperan, porque no están acostumbrados, o sea, vienen de tocar rock, vienen de algo mucho más rebelde, y de repente tienen que parar, hacer giras de… de… doscientos shows por el mundo, y parar en estos hoteles todos los días, y claro, de repente terminan rompiendo una habitación, rompiendo el baño, por que no les… no les traen lo que ellos quieren, ó por que sinceramente… no se, se sienten desarraigados, se sienten… sienten el desarraigo, sienten que están haciendo lo que les gusta, pero por otro lado, están viviendo en un mundo que… que no es el de ellos, que no tiene nada que ver con ellos, entonces, a veces el lujo excesivo como que… te… te vuelve loco, yo creo que te termina volviendo loco, igual que la miseria excesiva, ¿no?

yo creo que un equilibrio… este… es lo que todos deseamos, salvo la gente que no tiene nada en la cabeza, que le gusta el lujo, le gusta que los traten como un rey, pero bueno, de esos hay en todos lados.

Si, yo creo que llega un punto donde estos tipos se desesperan, se vuelven locos por que justamente el rock nace más que nada en las clases bajas, en las clases obreras, no se condice con los lugares donde ellos después van a parar, ¿no?

en las giras.

La otra vez, leyendo un artículo en el diario, veo que el baterista de los Melominds, lo llevan a un hotel, y pide estas… estos… ¿cómo se llaman?

estas pastillitas de chocolate, los M y M. Y bueno, aparentemente, el tipo no le gustaban las… los de color rojo, se los ponen en un bowl, ¿no?

y bueno, aparentemente encuentra esa pastilla roja y enloquece, enloquece y rompe toda la habitación.

No, pero ¿cómo es?

¿Pero son de todos colores, vienen en todos colores… cómo?

Si, si, si.

Son… son como caramelos de chocolate, ¿viste?

y vienen de todos colores…

¡Ah!

… están los verdes, están los azules, están los amarillos.

Aparentemente este tipo pidió que le lleven a la habitación varios de estos caramelos, y encuentra uno rojo, y a él no le gustaban los rojos…

Ah, mira.

… entonces, en repudio, rompe todo el cuarto.

Y eso queda después visto como una actitud rockera, ¿no?

pero yo creo que nace de ese… de ese aburrimiento de estar todos los días en tanto lujo y tener que figurar como un rebelde.

Igual me estás contando un caso extremo, ¿ya?

por que realmente, este muchacho tampoco está en sus cabales, por que, que le traigan un caramelo rojo, romper toda la habitación, bueno, seamos sinceros, es una verdadera estrella de rock.

Es una verdadera estrella de rock.

Yo creo que una estrella de rock tiene que figurar con actitudes rebeldes, actitudes revolucionarias, y también es un poco lo que vende, ¿no?

por que, fijate, a mí que no me gustan los Melominds, terminé leyendo el artículo en base a que me había enterado de semejante… de semejante disturbio.

Claro. Los tenistas también.

Los tenistas no rompen nada, pero también, son… es gente que va girando por el mundo, jugando distintos torneos en Inglaterra, en Francia, en Australia, en Estados Unidos, y también se quejan de que… de que… de que… están todo el año solos en distintos hoteles, y tienen una vida muy extraña, que al resto de la gente podría parecerle espectacular, una vida… viajando por el mundo constantemente, hospedándose en los mejores hoteles, pero, como ya es excesivo, como están todo el año haciendo esto, los tenistas tratan de explicarle al público que no es tan lindo, que es bastante… se sufre mucho, se está lejos de la familia, lejos de la gente que uno quiere, y que no está… no está bueno como todos pensamos.

Pero bueno, los tenistas no rompen nada, por suerte.

Y con respecto a lo que te dije de la conferencia de ayer en el hotel, hubo un momento en el que me olvidé de todo el tema de la hipocresía y el lujo, por que llegó el momento del catering, ¿no?

y por más que yo me llene la boca hablando de todo esto, yo fui y disfruté la comida como un beduino, prácticamente.

O sea, te llenaste la boca hablando de todo esto, pero también te llenaste la boca comiendo.

Comí, comí.

Comí mucho, había empanadas, había cóctel, había todo tipo de bebidas alcohólicas… este… había ravioles con salsas y… salsas de crema y tomate, una delicia realmente, empanadas de jamón y queso, empanadas de carne, de pollo… postres de chocolate con naranja, postres de… de limón con vainilla, aparte las chicas, las camareras, realmente una delicia de mujeres…

Muy bonitas, ¿no?

Muy, muy bonitas.

Y bueno, ahí es como que uno se… hasta el más negado se empieza a cegar por todo esto, y terminas como diciendo: “qué bueno que está todo esto” y cuando terminas de comer, y ya estás lleno, ya estás pipón, otra vez dices: “¿pero qué estoy haciendo?

Estuve disfrutando de todo lo que yo critiqué.” Es muy raro.

Claro, claro.

Uno termina siendo seducido por todo…

Claro, claro, ahí te seducen, ¿a quién no, no?

un buen plato de ravioles, unas buenas empanadas argentinas.

Ahora, yo te hago una pregunta, ¿cómo es el… el momento ese del almuerzo?

¿Vas y te sentás con los médicos?

¿Estás parado caminando por ahí mientras vas saludando a las… a las… a los famosos?

Eh… bueno, depende… depende del nivel de la conferencia.

Hay algunas conferencias que son muy selectas, entonces es muy poca la asistencia, son de repente… quinientas personas, ó trescientas personas, y ahí se sientan por mesas, se juntan como… entre profesionales y se ponen a hablar un poco de… de cosas que son todas mentiras, digamos, se sientan a… a hacer relaciones, y ahí no te podés sentar.

Yo por ejemplo, yo voy a grabar el sonido, y… y… a filmar con mis compañeros y, no nos podemos sentar entre los médicos.

Pero hay otras conferencias que… en las que asiste mucha más gente, y no se pueden armar mesas, entonces la gente… es como un buffet, la gente se va sirviendo en las mesas y come parado, come de parado, ¿no?

ó como se diría acá “de dorapa”.

Y en esas conferencias, de repente sí, nosotros podemos ir… y… y… y servirnos, y mezclarnos entre los médicos.

El tema es que la gente se entera por que los médicos están todos de traje, bien vestidos de etiqueta, saco, corbata, perfume, y yo estoy… yo estoy croto, yo estoy de remeras, zapatillas…

Ahora, yo tengo una pregunta: ¿vos podés ver algún tipo de discriminación ó rechazo en estos médicos, por que digo, tu aspecto, de tipo joven, musculoso, alto, ante los médicos…?

Bueno, yo soy… en realidad, soy bastante gordito y flácido, no soy tan musculoso y peticito… pero… eh… no… no discriminación en el sentido de que les causa rechazo, sino que se dan cuenta que uno realmente no pertenece a la elite, y te miran, te miran y alguno te preguntan: “¿usted es de aquí?

¿Usted tiene su credencial?” “No, soy de la grabación.” Y bueno, te terminan… dejándote, te dejan comer, pero siempre estás ahí como… como una persona que no tiene nada que ver con eso.

Claro, claro, claro, pero bueno, vos mientras tanto, aprovechaste, comiste, y se puede decir que de todas maneras es tu laburo, así que, uno tiene que estar preparado para todo tipo de cosas.

Por supuesto, y así como voy a trabajar a un hotel cinco estrellas, mañana voy a filmar una película en la villa.

Ajá.

Bueno, bueno, bueno, che, te tengo que dejar, nos vemos la próxima, tengo que seguir.

Leave a Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s